Arte. Orfeo de Monteverdi

26 abril, 2011 | 5 Comments | Filed under: Arte

No related posts.


Tags: , ,

5 Responses to Arte. Orfeo de Monteverdi

  1. Rosa on 28 abril, 2011 at 9:47

    No se quien es Monteverdi pero me ha gustado como cantaban y danzaban.

    • Santiago on 28 abril, 2011 at 9:52

      Monteverdi nació en 1567, tres años después que Shakespeare, hijo de un médico de Cremona, la ciudad de los constructores de violines. Empezó a componer madrigales a una edad muy temprana y se fue a la corte de los Gonzaga en Mantua, donde llegó a ser maestro di capella en 1601; no era un simple y vulgar tejedor de notas sino un intelectual, insólitamente bien educado, sensible, coherente, dueño de sí mismo y versátil. Vio enseguida las limitaciones y las posibilidades de la nueva forma teatral. Su respuesta fue llevar a la escena, el 24 de febrero de 1607, en Mantua, L’Orfeo, favola in musica, la primera ópera en alcanzar un lugar permanente en el repertorio.

      • Rosa on 28 abril, 2011 at 9:59

        ¿Y cuál es la historia de Orfeo?

        • Santi on 28 abril, 2011 at 10:02

          Orfeo y Eurídice, recien casados, aparecen en un entorno idílico con ninfas y pastores. Tras la muerte de Eurídice, conmovedoramente descrita por el mensajero, Orfeo se aventura en el mundo inferior al objeto de rescatar a su amada. A causa de su amor infringe la orden de no volver su rostro y mirar a Eurídice en el camino de retorno. Su esposa es condenada al Hades de nuevo. Las óperas primitivas tendían a sustituir los finales trágicos por finales felices y Orfeo no es una excepción: Apolo aparece como un deux ex machina y conduce a Orfeo al Paraiso, donde se reunirá para siempre con Eurídice. Los pastores celebran la apoteosis de Orfeo con una danza.

  2. María on 14 mayo, 2011 at 9:25

    Me gustan mucho sus contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.



Páginas